jueves, 4 de marzo de 2010

100304.047 - The Road (John Hillcoat, 2009) y Shutter Island (Martin Scorsese, 2010)


Una de las cosas que más rabia me da es ir al cine y salir de la sala con la sensación de que podía haber empleado mucho mejor mi dinero. Y ya me ha pasado dos veces en poco tiempo, lo cual me desagrada aún más… Primero fue The road y luego Shutter Island. Dos decepciones. A ver, no es que sean dos películas malas, no. Pero están, desde mi punto de vista, muy por debajo de las expectativas que habían levantado en los espectadores. Las dos tienen una temática espectacular, una historia potencialmente muy buena y, sin embargo, no han logrado alcanzar el nivel deseado (si bien Shutter Island se acerca mucho más que The road). O por lo menos así lo veo yo. Eso sí: son dos películas que incitan a la reflexión.


The Road de John Hillcoat (2009, USA)

El planeta Tierra nada tiene que ver con lo que conocemos hoy en día. No quedan bosques ni cultivos ni animales, ya no sale el sol y la raza humana prácticamente se ha extinguido. Los pocos que han sobrevivido caminan sin censar en busca de alimento y de alguna esperanza de vida sorteando los peligros de una naturaleza inestable (terremotos, frío…) y de los propios humanos que se han convertido en caníbales. El concepto del bien y del mal se diluye en la lucha por la supervivencia.
Un argumento tan potente queda reducido en The Road a una concatenación de secuencias que muestran lo que pasa sin explicar el porqué de nada. Esto, en sí mismo, no tendría por qué ser un defecto pero el problema es que se queda todo a medio camino. Sí, hay algunos momentos muy duros en el film (aunque pocos viendo el argumento) pero, en general, resulta todo demasiado light y superficial. Diálogos forzados, dualidad estereotipada típica estadounidense entre “los buenos” y “los malos”, monotonía y previsibilidad… Si la película se salva de ser mediocre es gracias a la estupenda actuación de Viggo Mortensen, la espectacular fotografía y, como decía al principio, por la temática, que hace al espectador plantearse muchas cosas sobre el futuro incierto al que nos dirigimos a la deriva.

Shutter Island de Martin Scorsese (2010, USA)

Precisamente vi el trailer de esta película cuando fui a ver The road. Parecía una autentica película de terror. Pero no se dejen engañar, Shutter Island es un thriller que sí te mantiene en tensión pero que no da nada más que un par de “sustos”. De nuevo tenemos una temática muy potente: el internamiento de “locos peligrosos”, la moralidad de las técnicas psiquiátricas, la lobotomía, la inhumanidad del nazismo, la manipulación en general y del gobierno en particular. Dos agentes federales son destinados a una remota isla para investigar la desaparición de una peligrosa asesina recluida en un hospital psiquiátrico o, más bien, en un centro penitenciario para criminales perturbados. Pero allí nadie parece decir la verdad y nada parece ser lo que es. Poco a poco los acontecimientos se van complicando hasta llevarnos a un final del que no soltaré prenda porque estropearía el visionado de esta película.
No sabría decir exactamente cual es el problema de esta película. ¿El exagerado sentimentalismo de la música que está por encima del de las imágenes? ¿Los recurrentes sueños / flash-backs del protagonista que no cobran sentido hasta el final de la película? ¿La siniestralidad forzada de algunos pacientes? No lo sé. El caso es que el final de la película le deja al espectador un muy buen sabor de boca porque, la verdad, es espectacular. Pero el problema es que, desde mi punto de vista, no se pueden reducir dos horas y cuarto de película a sus diez minutos finales y juzgarla sólo desde ahí. Durante toda la película al espectador (o por lo menos a mí) le falta algo (y no es el final), algo que lo atrape y lo implique más en la historia. Igual el problema es mío, no lo sé, pero creo que la historia no está perfectamente enlazada como debería viendo quién la dirige y viendo ese gran final. ¿Alguien sabe decirme qué es ese ‘algo’ ausente?

La wikipedia dice:

3 comentarios:

Carmen (Dulces bocados) dijo...

Que lástima, con la buena pinta que tenían ahora no sé si las veré. Agradezco tu critica. Besitos

Crowley dijo...

Hola Macufeliz,
no puedo estar más de acuerdo contigo. Dos grandes decepciones de las que esperaba más, muchísimo más. Podrían haber sido dos grandísimas películas y se quedan en correctas en el mejor de los casos.
Un saludo

Anónimo dijo...

nananannanannannna ahora pueeeeedo firmaaar! (L) jajajajajaja!
dejame decirte varias cosas, una, TE QUIERO MUCHO Y TE EXTRAÑO A VECES, a veces pienso en mandarte un mail como hacia antes para contarte muchas muchas d emis cosas y buscar en vos el apoyo ó los consejos,
otra d elas cosas es que el sonidiito jajajaja que tiene ahora tu blog es muy lindo y l oescucho varias veces porque me hace sonreir ♥
y decirte que, a mí me desepcionó una peli el domingo, también, no fue ninguna de estas dos. Pero me dió rabia.
Pero por l oque escribiste al final de cuantas me dió ganas de ver las dos pelis y ver que conclusiones saco yo! sobre todo la segunda!
En fin, un amigo encontró el inconveniente por el cual no podía firmarte jeje! ahora puedo puedo!
gracias por leerme siemrpe, aunque ya no escribo ni tanto ni tan bueno como antes, vos fiel ahí.

Te aprecio mucho y lo sabés! un abrazo a la distancia.De Fer.


Atipica e Imperfecta